sábado, agosto 19, 2006

martes, agosto 15, 2006

martes, agosto 08, 2006

Diez segundos finales de una canción de aserrín

Una chica de barrio construye un mundo de ilusiones que se abrazan -unas a otras / unas sobre otras- de mentiritas tímidas / Y sonríen cada vez que suena el timbre con el salón listo para romper corazones al ritmo de una balada triste –tipo Los Viejitos de Barrón- solo para feos / Una colilla menos en el cenicero jamás hará de ti una indecente / Unos pies bonitos que reclaman camino seguro para descansar del tedio de sus propios miedos.

Un orate sin ropa camina con los rulos mugrosos cruza la ciudad todas las noches volado en sus angustias por ella / mientras picaflores bailan al sonido de las combis que invitan a escapar de la realidad / Una chica de barrio se tragó la habitación de un telo barato conmigo adentro / y en la TV pasaba cualquier cosa porque al final nadie ve la tele cuando se revuelcan a escondidas en la mecedora de mi abuela. / Una pepita milagrosa cayó sobre la cabeza de ella / y creció un capulí de gafas negras / Con tanta lluvia que cae aquí… / el arbolito se hizo estrella musical / Se hicieron afiches full color y la chica de barrio pegó uno en su pared, que desde entonces carga un rostro angustiado por tocarla / Pefiriendo la libertad con alitas fritas de un chifa tres luca china.

Soy el salbutamol de una chica que prefiere vivir ahogándose en su propio barrio . / . Siempre busca una forma coqueta de decir no sin encontrar el dolor . . . dios ha violado todas las ilusiones de cantar en una banda de rock . / .

Las borracheras se curan con una pena... ? ? ?