jueves, abril 23, 2020

TE LEO UN CUENTO



barrunto

domingo, abril 12, 2020

WILELMO


Tienes que quedarte dos semanas más / me dijo Wilelmo y se me ha venido el recuerdo cuando escuché al presidente anunciar que la cuarentena debía alargarse / ¿Dos semanas más? / Le cuestioné en súplica / Ya tenía internado un mes encerrado incluyendo la  clínica y los dos hospitales en donde me atendieron / Antes, había dejado una carta culpando a mi editor-estafador por haberme paseado seis meses con la publicación de mi nuevo libro / Si pude aguantar seis meses, puedo aguantar dos semanas / pensé / - / . / Además, el editor ya había enviado los libros a mi mamá y disculpado por haberme estafado / No sé si los recibió de buena gana o le reprochó el maltrato a un artista depresivo / Porque luego me enteré que el Chombo lo amenazó de muerte al editor y de igual forma un par de amigos cercanos le destrozaron su librería en la avenida Larco / . / . / -

Soportar dos semanas, luego de todo lo que me había pasado era ciertamente manejable / Luego de mi reunión con Wilelmo, el doctor se reunió con el señor Kojatsu y le dijo que debía quedarse seis meses más en la clínica / el señor Kojatsu, con tres hijas y esposa, estaba furioso / llevaba dos años internado y no había forma de salir / tenía un fundo de plantaciones de uva que se exportaban mucho al extranjero, en Ica / pero al señor Kojatsu lo tenían encerrado / luego supe en las reuniones de terapia que le gustaba la maquinita, el casino y la bebida / por eso lo habían internado, por ludópata / Yo a todos mis compañeros les decía que había llegado ahí por culpa de mi editor / porque pasaban los meses y no me entregaba mis libros .  / - / - . yo ya había anunciado que tenía libro, tenía fecha y tenía vino de honor / uvashado de horror / digno de barrunto / . / . / entonces llegó una invitación para la feria del libro de Huancayo / todo pagado / y sábado / así que le dije al chombo que me haga la taba / tenía un causa baterista que nos consiguió una fecha para tocar con los viejitos de barrón / entonces teníamos banda / teníamos fecha / teníamos presentación del libro pero no tenía el puto libro / . / : ( . el editor me dijo que en abril salía / la fecha era el 1 de julio / el libro 'el artista de la famlia' / . / . no puedes irte sin libros, me dijo el xuxa su may / . / . / .

horas antes de viajar me entregó diez ejemplares / pero solo la portada porque por dentro las páginas estaban en blanco / era un libro vacío que no podía autografiar a nadie / pero qué chucha me dije / nos vamos y nos fuimos / . / . / .

la presentación salió espectacular / no pude vender ningún libro pero ya está / había cerveza y comida y la vida era buena conmigo / el concierto de los viejitos de barrón fue en un festival de rock alternativo underground que vendían un trago que se llamba caliche a sol cincuenta / tocamos tres o cuatro canciones porque el chombo no pudo más, estábamos en Huancayo / y la altura era brava justo cuando íbamos a meterle un cover 'juégala' de Ronieco se desplomó en la silla de la batería / ahí nomás terminó el show y como siempre hubo un silencio incierto / la gente no sabía si aplaudir o no / siempre nos pasa / no pude hacer mi acto suicida de tirarme al suelo con todo y guitarra en la canción adiós adiós amigos míos / mis canciones quedan grabadas para que tú de mí te acuerdes / así reza una canción de Alicia Delgado que fue el último tema que cantó antes de morir asesinada / . / .
Al día siguiente de boleto nomás nos fuimos para Ingenio, una ruta que conocía ya por mi hermano Rafo / donde se come el mejor cebiche de trucha del mundo en unas casitas que parecieran que están construídas en un árbol / . / . /

*******

Yo pensé que Wilelmo era el primer siquiatra que conocía en mi vida / pero recorde que diez años antes / cuando estaba en la universidad y era dirigente político y no andaba en clase nunca / Ronieco me llamó y que un amigo de él / trujillano / producía un programa en RPP y que necesitaba unos testimonios sobre la marihuana / vamos le dije en una nomás / y fuimos a la radio y el programa era del famoso doctor Masé / era un programa de discusión y trujillano el productor / el tema del día era el consumo de canabis y habían traído al director de cedro / 'cedrogan' nos cagamos de risa / la chamba era polemizar en vivo / con nombres falsos guerrearle las ideas del director de cedro /  . / . / . Entonces entramos a la cabina en vivo / radio a nivel nacional nosotros con ronieco alucinados como estrellas de rock / y el famoso doctor Masé comenzó su programa y habló de la marihuana / luego le pasó el balón al especialista / luego el doctor dijo: 

por ejemplo tengo un paciente que me dije: doctor, ¡yo no puedo vivir sin fumarme un troncho! / 


Ya volvemos con dos testimonios que nos darán qué hablar... / y entró la música de intensidad y los comerciales / ahora que lo recuerdo eso fue lo que me hizo incluir una sección radial en mi cuento barrunto / con ronieco en rpp con trujillano y el doctor Masé / y el director de cedrogan / le dimos pelea / ronieco contó que cuando era muy amigo del dueño de 'el más allá' de barranco / fumaba unos 15 tronchos al día / el director de cedro se ofuzco y dijo que eso era imposible que ningún cerebro podría soportar tremenda brutalidad desgastante / debe ser, señor. porque a mi amigo antes que lo metan preso y cierren el bar a su hijo recién nacido le salió un tercer ojo en el medio aquí mire / . / .  el director de cedro se quedó estupefacto / pero el doctor Masé tranquilo, hablaba pausado y te daba una sensación de confianza / yo conté que iba a las clases de  la universidad entonado y que luego me iba con mis amigos y amigas al parque a tocar la guitarra y recitar poesía / el director de cedro perdió los papeles / entonces llamaron de cuzco unas señoras que estaban indignadas con los testimonios que habían puesto al aire / .  / . 

trujillano nos despidió contento / feliz / nos dijo que habíamos hecho un programa de la puta madre / . / . nos fuimos por la avenida cuba a seguir matizando / . / . / . 

Al tiempo estaba con mi primo toto en su carro / en realidad era la camioneta de nuestro abuelo fundador de la bodeguita loretana / la primera bodega en Lima, en la victoria / carro que usaba para recoger los plátanos que venían de la selva, los helados de aguaje / los pescados y la miel / ahora toto la usaba para asaltar bancos y secuestrar gente / además microcomercializar drogas / estábamos en una luz roja mientras ponía un troncho del tamaño de un habano y me decía: primo la verdad que yo no puedo vivir sin fumar un troncho / acercando su cara a la luna y mirándo el troncho y la llama por el espejo retrovisor / y se lo he dicho varias veces a mi siquiatra, pero no me entiende / . / . / .

yo le dije: tu siquiatra es el doctor Masé de RPP / sí me dijo contento por la coincidencia / . /  . / 

Wilelmo en cambio / mi flamante siquiatra en medio de una crisis depresiva que siguió al viaje a huancayo / viéndome en bancarrota y con diez ejemplares de mi libro pero sin letras adentro / mi abuela se cayó en el baño a la semana siguiente y al mes se murió / al siguiente mes estaba arruinado y toda la responsabilidad se la achaqué al editor / . / entonces agarré un papel de mi block y escribí a mano que ya no quería vivir / me tomé varias pastillas y me abracé a vato en mi cama / de ahí una seguidilla de imágnes fulminantes durante los siguientes días / como el casimiro ulloa donde me entubaron algo en la nariz / parece que dolía pero tenía una ñata reistente porque soy poeta / sí, poeta y poeta también tocándome el orificio nasal / luego mi casa intentando masturbarme babeando / tirando la laptop por la ventana rompiendo la luna y guardando mis moños entre mi ropa / pensando que una vez más me agarrarían los tombos pero esta vez no fueron los de verde sino más bien era de blando y con guantes quirúrgicos / me llevaron en una ambulancia hasta algún lado / y saliendo me dio una crisis aún peor y rompí algunas lunas y la nariz de mi hermano Rafo de un cabezaso / luego un cuarto de cuero sin ventanas / amarrado / luego amanecí relajado como si estuviera nuevo / y mi cuarto daba a un jardín / como la canción de sui generis / y al costado mío había un tío, compañero de habitación / ya mayor el señor hablaba tranquilo y me contó que oía voces que le decían que lo iban a llevar los marcianos / ahí creo que me fui ubicando en el tiempo y el espacio / había pasado una semana y estaba en el hospital valdizán con una fuerte dosis de medicinas para la inducción al sueño / por eso me sentía tan pacífico esos días /  me juntó un doctor joven que me explicó la situación / que ya había pasado el tiempo límite de lo que significaba una emergencia y que tenía que desalojar / afuera estaba mi mamá y mi tía elizabeth su mejor amiga del colegio / había dos opciones o me activaban mi seguro público y pasaba al hospital noguchi como paciente siquiátrico / o me iba a una clínica privada / mi familia tuvo que juntar una plata para internarme bajo mi consentimiento y firma . / . / . 

La clínica la recomendó Wilelmo / a quien había contactado mi hermano en EEUU /  el doctor había sido director de siquiatría del hospital militar y su rostro era duro / no se parecía en nada al doctor Masé que era más chic / y esbocé la frase de mi primo toto: lo que pasa doctor es que no puedo vivir sin un troncho / . / . / pero no encontró mayor gracia en mi postulado / más bien su cara deletreaba unas ganas enorme de agarrarme a patadas / entonces me dijo que había tenido una crisis compulsiva que devino en un incidente con mi hermano Rafo / a quien pude ver después de unas semanas ya cuando la ñata se había mejorado / . / .  Wilelmo me dijo que necesitaba no solo descansar sino también trabajar en mis ideas /. / .

Por lo pronto, te vas a quedar aquí veinte días / . / . Sentenció el doctor / . / . 

Yo había llegado una tarde noche a la clínica pinel / una casa muy discreta en un parque de San Miguel, que tenía una gran puerta de seguridad casi imbatible que era regentada por una viejita de unos cien años que a las justas caminaba / adentro, cual hostal al paso, había una comunidad de internos / algunos con televisor / otros con cuartos comúnes / . / . / .

Yo tenía cuarto propio con televisor y baño / estaba parecido al cuarto de hotel de huancayo / pensaba porque yo creía que era gratis / . / . pero Wilelmo con harto desahueve me fue haciendo entender que realmente la había recontra cagado / . / . / 

El primer amigo fue Hugo / recién tenía mayoría de edad / su padrastro era dirigente de la U y la familia de su madre era dueña de un famoso burdel de san isidro / el chico tenía severas tendencias adictivas desde drogas, mujeres y sobre todo el juego / tenía en su casa una caja fuerte que había asaltado para irse a buenos aires a jugar pokker clandestino con una puta del negocio de su familia de quien se había enamorado locamente / Wilelmo le había dicho que tenía que estar seis meses en terapia y prácticamente vivía ahí / su pata era Robles, un colorado pituco que necesitaba estar limpio un año para poder  pasar un examen que le haría ingresar a una aerolínea / la única forma de mantenerse sobrio era estando internado / tenía una guitarra electroacústica que un día me la prestó / pero me puso la condición de que quería oirme tocar / le pareció locaso lo que tocaba porque le mostré las canciones de los viejitos de barrón 'la coca', 'juégala', poema surrealista del elefante y del canto' / y se loquearon / después había una flaca bailarina hermosa / tenía más chuzos en los brazos que un canero de Lurigancho / su voz era aguardientosa pero de buen gusto / tenía adicción a la cocaína / aunque ella tenía persmisos para salir una vez al mes, momento que aprovechaba para drogarse hasta más no poder / el colorado robles se murió a los años en un accidente al sur de lima en asia / la loca todavía vive pero no me acuerdo su nombre / Hugo sí los recuerda a toditos / vive en barcelona y mientras cuida a su bebita me escribe y le pide que le comparta lo que he escrito de él / mi promoción de la clínica pinel / . / . 
También había un tío ya mayor que vivía como huesped / era dueño de una importante empresa de transporte interprovincial / su cuarto era permanente y colgaba un cuadro de cristo pero de cabeza / siempre empezaba el día peinándose su frondoza cabellera y sus patillas / mientras nosotros los internos comíamos lo básica en la mañana / pan con mantequilla y leche / él tío comía un bisteck y traía sus propios cubiertos / tenía anillos de oro y un rolex reluciente / salía a comprar a wong y tenía una alimentación diferenciada / además que fumaba marlboro / ahí todo era fumar cigarrillos / yo también aunque nunca había sido hincha del tabaco pedí a gritos cajetillas de cigarrillos / después de algunas semanas ya pude ver a mi familia / se me caía la cara de la vergüenza pero wilelmo me fue ayudando / . / . / 

Me comenzó a gustar el ambiente / joder con los internos y hablar con las chicas / había una niña preciosa de nombre sergina / no era mayor de edad / es más la habían sacado de quinto de media para encerrarla / un día se escapó de la clínica pero como estaba en piyama con pantuflas de timoteo la policía la trajo de vuelta de inmediato / durante el día se hacían actividades a las cuales podías asistir como no / el problema es que si no asistías se iba registrando un comportamiento que influenciaba en la cara de wilelmo / entonces las primeras semanas no estaba respondiendo / seguía siendo hosco y reacio al cambio de actitud / me gustaba estar ahí con mis nuevos amigos / pero no se trataba de eso sino de salir a la calle y afrontar mis realidades / y si quería salir a la calle había que responder al mínimo de cordura / el comportamiento mío condicionaba las visitas familiares / si me portaba mal me restringían todo / si no tomaba las medicinas me cortaban el cable / y así me tuve que amoldar a la lucidez / en ese trance me fue a visitar mi tía gladys a quien le leí un poema que había escrito en el encierro dedicado a walter oyarce el aliancista que mataron en el clasico dias antes de mi crisis / a los hinchas de la u también les eché la culpa de mi mala suerte de no tener mi libro publicado y wilelmo me recetó risperidona que me generaba unos dolores de cabeza espantosos  / wilelmo de pronto se puso severo conmigo / le eché la culpa a la muerte de mi abuela y me mandó a tomar quetiapina que me produjo peores síntomas / me desconectaba de todo y solo tenía capacidad de decir sí señor / . / la viejita era una monjita dueña de la clínica / ella también tenía su taller todas las tardes donde hacía saltar a los internos / Yo trataba de hablar con gente de mi nivel / osea que estén internos por drogas o ludopatía / un pata ashehof, que leía mucho y su padre dirigía un importante diario limeño / pero ashehof no podía vivir sin beber y el vodka era su debilidad por las mañanas / pero no le gustaba la clínica pinel y su familia se lo iba a llevar a un lugar en Miami / había un ex jugador del municipal del 92 / carajito le decían porque le daban tantas pastillas que su mandíbula no podía articular las palabras y todo parecía que decía 'carajito' / y varios locos raros / prospectos de asesinos / delincuentes / proxenetas o traficantes / yo me escudaba con que era un escritor famoso pero se dieron cuenta rápido que era un fracasado más igual que ellos / . / . 

Con las semanas ya mi vieja me pudo sacar a la avenida la marina y comimos un pollo a la brasa con mi tía elizabeth / un viejito que vivía en la clínica dio plata para que le compren un pollo y dos cajetillas de cigarrillos / vivía de la pensión de sus nietos y le gustaba compartir los cigarrillos / . / . 

Wilelmo cuando iba atendía varios casos / no todos los internos éramos sus pacientes / luego venía otro siquiatra que le decían bart simpson / y las practicantes de psicología que paraban detrás de hugo y el colorado robles / yo ya iba entrando en razón y perdiendo la paciencia / hasta hacía unos meses atrás tenía un importante puesto en la universidad / ya ni siquiera era profesor / tenía rango de ejecutivo / pero todo se fue al tacho cuando lo mandé a la mierda a mi director / ya había terminado de escribir mi libro y sentía que necesitaba romper con algo / pero elegí mal porque pensé que con mi libro generaría un nuevo empleo ... pero el libro nunca llegó / me fui a huancayo con mis diez libros vacíos y me fui a la mierda / . / .

Una noche, ya cuando todos dormían apareció el chombo (¿?) / pensé que era un mal sueño pero no / por alguna razón la viejita le abrió la puerta / había pasado como 50 días y la gente ya estaba preguntando por mí / yo lo único que quería era fumarme un troncho y el chombo me dejó en una cajita de fósforos dos chicharras / ahí entendí el adagio aquel que dice 'el que te ofrece droga no es tu amigo, es tu hermano' / . / . / y lo compartí con mis compinches en los siguientes días pero en la clínica todos se enteraron por la cantidad de humo / . / . / 

mandaron a llamar a wilelmo y me dijo: estabas yendo bien, pero ahora te tendrás que quedar dos semanas más / lo cual fue un golpe letal para mi autoestima / ni siquiera en terapia podía superar mis propios engaños / me sentí faltal y me volví a deprimir unos días / tiempo que el colorado robles me enseño a inhalar todas las pastillas nocturnas / también a 'poppear' con un baigón y celebrar el cumpleaños de un compañero con una mezcla de colonia y canú /  .  /

Las dos semanas pasaron rápido / mi mamá apareció con una cajita con diez libros / el hijo de puta del editor se había aparecido por mi casa dejando mis ejemplares / entonces mis primeros autógrafos fueron para mis amigos de la clínica pinel / cada uno de los que menciono en este testimonio recibieron sus libros y lo leyeron con buena onda y hugo me dijo que también quería ser escritor / pero yo ya tenía que ir saliendo de ese lugar / ya no lo sentía para mí / . / . 


Apenas llegué a mi casa me vi al espejo y tenía el pelo larguísimo / parecía jose velásquez / le dije a mi mamá que tenía que irme a la peluquería pero apenas salí tomé un taxi directo a la casa de mi primo toto / . / . / me recibió con una causa de cangrejo y nos fuimos a su playa a mirar estonasos el mar / . / -

sábado, abril 11, 2020

miércoles, abril 01, 2020

sábado, marzo 28, 2020

CUARENTÓN EN CUARENTENA


La cuarentena no me ha chocado tanto / parece que ya vivía así desde hace unos ocho años que dejé de trabajar en oficinas / me acostumbré a levantarme tarde y dormir temprano / escribir poco / comer mucho / ver películas / teatro / caminar con el escritor de los buses y tomarnos unas pirañitas heladas con plátano / fumar / pasear al perro / comprar papaya o manzanas / volver / siempre volver al mundo será volver a buscarte / me escribió la niño hace veinte años / me acababan de botar de mi puesto en la universidad / ella acababa de salir de un centro de rehabilitación / pero antes de eso estudiaba bellas artes / Me enseñó a pintar y a hacer bitácoras / pero quería salir y yo quería quedarme en mi cuarto viendo conciertos . / . / . -

Todos los días de cuarentena he salido a la calle / veo las calles vacías y los militares mirando a todos como sospechosos / Yo he estado en zona de emergencia, en el VRAEM, en lugares sitiados por el ejército pero también por los narcos y las guerrillas. He estado en cementerios de guerra y en iglesias destruidas por misiles / No me quejo / he visto lo que he querido ver / .  /
Mi papá me dice por teléfono que en sus setenta años nunca había visto algo así y que estábamos viviendo un nuevo orden / Mi mamá me dijo más bien que cuando era niña, en Chulucanas, hubo epidemia de rabia / nadie podía salir de las casas pero igual la gente se iba muriendo / antes de morir se ponían en modo zombie y les daba por morder a la gente / me hizo recordar a mi perro vato cuando le da por comer caca / cuando le pongo la mano para impedirle que siga comiendo caca se molesta y me ruge con fuerza / me ataca la mano pero es un perrito pug de 14 años chimuelo / hace gracia su amargura / . / .
Mi mamá me dice que en esa época / en los cincuentas en Chulucanas / lograron encontrar el perro y el dueño de la epidemia / decían que lo iban a vacunar pero en realidad lo mataron / el perro se murió solo / le atacaban los pulmones terriblemente y les daba un ataque fulminante / les quemaba el cuerpo y salían buscando morder a alguien / . / . /
Por eso mi mamá se asusta cada vez que salgo a comprar pan / con vato / pero no le tengo miedo a morir entre pájaros y árboles como Javier Heraud / ni a balazos por el Estado como Javier Heraud también / . / . / Digo que no tengo miedo pero caminaba con mi cigarrillo prendido cuando pasó una patrulla con cuatro oficiales realmente malos / tiré el pucho y lo pisé y les saludé serio / me subí mi mascarilla y continué caminando / .  / Una vez mi mamá no me dejaba entrar a la casa y comencé a patear la puerta / era domingo como a las 8 de la noche y yo estaba recontra borracho y mi vecino, que era policía de los buenos, estaba con su comando en la puerta de su casa / me puse faltoso y les menté la madre, me quisieron poner marrocas pero el vecino me perdono la vida / hasta permitió que le escupa la cara / aún con la saliva colgando de su boina se me quedó mirando / a los días lo volví a ver y vio que yo era un pobre imbécil / nada iba a ganar si me llevaba detenido / por ahí me daban una golpiza y entendía la lección / . / . / .
Un día antes de que se declare en emergencia todo el país por la pandemia mi mamá tuvo un accidente /  una semana antes estuvo en emergencias / fue a una cita pero la retuvieron, tenía el azúcar alto / y una semana atrás, aún, se le cayó el celular al water / . / . / Pesé que viajando fuera me iba a liberar de tanta mala suerte y me fui a Santiago / pero me llamó mi mamá a decir que el vato estaba con alergia / antes que le respondiera algo, que podía solucionarlo escribiéndole a la veterinaria y en una hora lo curaba, se mandó a curarlo con violeta genciana por todo el cuerpo / entonces el vato se había vuelto ya no en un perro pug sino en un dálmata de ambiente y chato / . / ./
Eso me puso tan furioso que le pedí a mi mamá que ya no esté saliendo a la calle sola, que a su edad ya mucha vaina / que los venecos / que las combis / pero en su terquedad salió al centro comercial y se tropezó en la pista / se cayó de cara y comenzó a sangrarle la frente / entonces me llamaron a mi casa / yo estaba descansando, era la hora de almuerzo y tenía un intenso dolor de rodilla que no me dejaba caminar / sonó el teléfono y me dijeron que mi mamá se había accidentado / salí cojeando a dos cuadras en el centro comercial había un tumulto de señoras / tu mamá se ha caído de cara !!! / me gritaban / mi mamá con la mano en la frente y su blusa blanca lleno de sangre / no sabía qué hacer ni atinaba a nada / seguro me agarró muy stone la situación / nos subieron a un taxi y fuimos a emergencias / pero el lugar estaba lleno de gente peor que mi mamá / una anciana con el brazo roto / un niño con una mordida de perro en la oreja / y muchos casos más / yo en mi cojera y mi frustración me puse a gritarles pero las enfermeras no me hicieron caso, como si fuera habitual que alguien no comprenda que cuando hay que esperar, hay que esperar / .  /  .  /
Cuando llegó a la camilla la sangre había pasado / mi mamá comenzaba a recuperarse / habían pasado cuatro horas / mis hermanos llamaron y mandaron plata para pagar el servicio / quisieron ponerle un punto de cosido en la frente pero le dije que no al doctor / que esperaríamos a que cicatrice la herida / le pusimos una curita y nos fuimos a almorzar ya de noche / . / . / .
Como al día siguiente se dio el estado de emergencia ninguno de mis hermanos ha podido venir a visitarla / yo trato de resistir / sin trabajo / sin ganas de escribir / ahora que no se puede salir me da por caminar / ya no cojeo pero tengo que llevar siempre una maleta de mercado para poder andar por la calle / hasta ahora no me han pedido mis documentos / . /  tengo mi carnet de prensa que usé para viajar a Chile / me la colgué durante las protestas  / me ayudó a poder pasar a la zona de ataque donde la primera línea de protesta se topa con los policías / hasta donde me aguantó la respiración soporté el gas lacrimógeno / .  / . / .

A mi mamá se le alegra el azúcar cuando le traigo algo / días antes de todo este encierro social que como ya digo estoy acostumbrado / pues salgo muy poco de noche / usualmente una vez al mes y a dos posibles lugares / una vez al mes porque es el día que me llega mi pago / y dos opciones porque no tengo mayores inquietudes / o voy al bar la noche o voy a las cucardas / no puedo realizar ambas actividades porque no me alcanza la plata / pero este mes mi amigo Getsemaní inauguraba su exposición de pinturas / como no lo había visto desde su viaje a Europa quería saludarlo / me contó que había descubierto en la avenida La Marina un puticlub donde no le cobraban / un día fui con mi paleta de colores y mi caballete, las nenas se morían por mí / me dijo / la exposición era en Barranco y Getsemaní estaba con tres patas que lo esperaban para ir al puticlub / le dije en otra ocasión porque ya me había empilado con el trago y quería ir al bar la noche / estábamos con la banda porque habíamos ido a ensayar y se nos pegó el director de una revista / entonces nos pusimos a maletear a la gente que Palomino es un muerto de hambre / que Palomino dice que compra su ropa en Europa y en realidad va a la Cruz Roja de Bruselas y saca prendas como si fuera indigente africano / nos cagamos de risa / hasta que me llamó Vallejo que vaya inmediatamente al restaurante de Gastón, que está con Eloy / Yo le dije que no, que estaba ocupado y que otro día / además que a mi Gastón me llega al pincho y nunca he ido a ninguno de sus restaurantes / pero Eloy le quito el teléfono y gritó: jota jota conchatumadre, o vienes en este momento o te mueres / . / Así por las buenas sí / .

Llegué al restaurante de Gastón pero Gastón ya se había ido y les dijo 'pidan lo que quieran' / entonces pidieron que venga jota jota / apenas me senté me sirvieron un tramboyo en sudado / el vino era delicioso y le metí más diente a todo lo que pasaba / . / : ellos ya estaban en varias botellas / yo me había tomado unas cervezas pero rápidamente me puse a tono / Hablaban de la vida / pero más importante que la vida era qué pedir / qué más pedir / un vino ? / el mejor vino era traído por el mozo / pedían un suflé de camarones / le traían los mejores de Huaral / pedían conchas negras y traían el manglar entero en un plato gigante / así, por las buenas sí / . / .

Eloy, con su verbo florido y su compleja filosofía, me ilustró: putamadre, jota jota, en la vida hay que tener la cosa clara /  .  /   si yo te pregunto: qué prefieres? que te quieran o que te tengan miedo? / qué me dirías ? / .  / . / .

Como sabía por dónde iba la cosa, con mucha firmeza le respondí: que me tengan miedo, Eloycito. / Salud ! / . / .
Eloy me agarró la cara y me dijo: tú si sabes jota jota. Y se paró levantando la voz.

En cambio todos estos estúpidos que ves aquí / y señalaba a todos los mozos, al administrador que le cambiaba la cara cada vez que Eloy elevaba la voz, peor aún si mentaba la madre, cosa que hacía cada diez segundos / todos estos infelices / que en realidad eran sus alumnos porque Eloy capacita a todo el personal de los restaurantes de Gastón / estos adefesios prefieren 'que los quieran' / dijo de una forma amanerada y moviendo las manos como si fueran alas de mariposa / .

Ay, que los quieran / pobres imbéciles / remató justo cuando la mesa del costado pidió que bajemos el volumen / .  / . / señor Eloy Jáuregui, soy su admirador / dijo el señor de la mesa / Disculpe que me porte mal / se excusó el maestro / no se preocupe / y bajamos la voz / pero al rato volvimos a la conversa apasionada / Y Eloy volvía a la pregunta: jota jota, qué prefieres ? que te quieran o que te tengan miedo ? / Que me tengan miedo, le respondía secando la copa de vino con engreimiento / Yo les pregunto a mis alumnos, los mozos, los administradores, los que necesitan saber de la vida: que prefieres ? que te quieran o que te tengan miedo ? / Y me responden que me quieran / ¡No! ¡Imbécil!

Si te quieren, luego te engañarán / en cambio, si te tienen miedo, siempre responderán con más atención / .  /
El restaurante de Gastón sonaba pura salsa / Eloy había sido el que hizo la lista de canciones / y se sabía la historia de cada tema / entonces íbamos oyendo música mientras mentábamos la madre por doquier / jota jota, qué prefieres ? que te quieran o que te tengan miedo ? / que me quieran Eloycito / jota jota tú sí sabes / no como estos IMBÉCILES y se volvía  parar / la mesa del costado volvía a pedir por favor / . / entonces ya la cosa se puso tan repetitiva que nos cerraron la cuenta / De parte del señor Gastón que una botella más y el postre antes de cerrar la cuenta / ¿Qué cosa? ¿A los hombres? / Eloy se paraba al baño y en el camino bailoteaba su rumba / de tumbo en tumbo volvía a la mesa y pedía más vino / como ya estaban por cerrar pedimos postre / para mí -dijo Eloy- dame una torta de chocolate para llevar / en seguida le traigo su porción de torta señor / ¡NO! / amenazó Eloy / yo quiero la torta entera /  para llevar por favor / Y Vallejo complementó yo quiero dos tartaletas de fresa para llevar por favor / en seguida señor y se quedó mirándome, esperando que ponga la cereza al pedido / qué me sugiere usted ? / le pregunté al mozo / ¿es para su pareja? / ¡NO! / le respondí con furia y juntando mis cejas / es para mi madre / ¡OH! Señor mil disculpas / le sugiero un tartar de frutas / de reojo vi la carta y costaba como cien lucas /  .  / .

Nos fuimos cada uno en su taxi y al llegar a mi casa mi mamá se puso tan contenta con el postre que lo comió en tres días disfrutando cada porción que se servía / en el almuerzo, mientras comíamos el postre le pregunte / mamá, tú qué prefieres ? que te quieran o que te tengan miedo ? /

que me tengan miedo, me respondió / está bien mamá / Eloy dice que los que quieren ser queridos son unos imbéciles / . / . 

viernes, marzo 27, 2020

BARRUNTO POR DÍA MUNDIAL DEL TEATRO 2020





Feliz día mundial del Teatro Monólogo del cuento "Barrunto" de Juan José Sandoval Versión de Herbert Corimanya Intérpretes Eduardo Ramos Dante Del Águila Aníbal Lozano Herrera Lolo Balbín André Portugal Carlos Montalvo Herbert Corimanya Edición Antonio Zamora 
27.03.2020



viernes, marzo 20, 2020