domingo, octubre 25, 2020

SER TENDENCIA

Rodaje de la publicidad de la película 'Hogar', de Jano Burmester, 2020.


UNO
En 2017 presenté el libro de Elvis 'Viqui Victoria, cuestos escritos con chaveta' en la FIL, éramos él, su amiga Kraken, el pollo Wilson que le habían pedido que presente el libro aunque no lo habían incluído en el programa, y su familia. No pasábamos de 20 personas, pero la fe se había puesto de nuestro lado. Negro, yo también quiero ir a Luxemburgo como tú. Me dijo.
Entonces es mismo día escribimos a Europa y nos mandaron la invitación, pero indicaba que había que conseguir pasajes, fuera de eso lo demás estaba garantizado. El evento era en marzo de 2018, había tiempo, pero Elvis estaba sin chamba y con pocas ganas de buscar trabajo, acababa de presentar su libro y comiendo papitas fritas en el malecón de Larcomar, soñó con viajar.
Pero los primeros días de enero no había novedades de pasajes, allá en Luxemburgo la gente estaba esperando que confirme. Pero el chato no daba luces, solo se remitía a decir negro, voy a ir, tú no te preocupes.
Estábamos ensayando con los viejitos de barrón, era jueves y ya ni le preguntaba por el financiamiento. Tocamos el repertorio inutil que hacemos desde hace 15 años y al final, Elvis comentó que se iba a hacer un video. 'Con un pata productor de Magaly'. Y nos fuimos.
Pero a la medianoche apareció en Facebook un video donde salía Elvis subiéndose a un bus a vender su libro, y decía 'No te voy a hacer pobre ni a mi rico, pero quiero ir a Europa a presentar mi libro. Así como Perú llegó al mundial YO QUIERO LLEGAR AL MUNDIAL DE LA LITERATURA', y la gente le comenzó a comprar su libr. 
No solo eso, el video superó el millón de vistas en cuestión de horas y los medios hablaban del 'escritor de los buses' y su cruzada para llegar a Europa.
A la siguiente semana nos íbamos a juntar para ensayar, porque teníamos dos o tres shows con los viejitos, pero Elvis andaba tan ocupado que no pudo confirmar, nos comenzamos a enterar más por los medios que por su celular, lo llamaban de todos los canales y la gente de todos los distritos lo llamaban para comprarle el libro. 
Pero no falló al ensayo y se apareció en la sala con cámaras de televisión, era un reportaje de canal 5, Elvis Herrada se había convertido en 'El escritor de los buses'. La reportera era muy famosa y le hizo repetir varias veces las cosas. Elvis se había dejado crecer el pelo y una vincha le agarraba los rulos de la fama. Hablaba sonriente, reluciente. Ensayó un rato con nosotros y nos grabaron, luego se tuvo que ir con los periodistas porque tenían que grabarlo ahora con su perro.
Un empresario de gamarra le pidió que vaya a su casa, que quería comprarle un libro, pero en realidad le compró dos pasajes a Europa. Lo citó en su casa y ahí delante de él le compró los pasajes desde su celular. 
El libro 'Viqui Victoria, cuentos escritos con chavera', se presentó el 4 de marzo de 2018 en Luxemburgo, Elvis vistió un terno impecable auspiciado por una marca peruana y pudo saludar al primer ministro de Luxemburgo, Elvis y su pareja pasaron un momento inolvidable, tanto así que el 4 de marzo de 2019 nacía su hija Morgana.


DOS
Perú fue al mundial y Cuevita falló un penal que pudo ser el triunfo. La gente, la hinchada peruana, sufrida hinchada peruana le echó la culpa. Ya la había cagado antes y verlo daba cólera.
Lo mismo habrá pensado mi compadre el Negro Renzo, que además de ser un cancerbero hincha de la U, es recontra hincha de Perú y estuvo en la tribuna en Rusia adonde fue a parar la pelota que cueva pateó en el penal. 
Más lo sintió su hermano Beto, que sintió que le había cagado su mundial. 'Cagón tenía que ser', replicaba en sus redes sociales echándole la culpa al pobre Cuevita que luego del mundial fue fichado con un contrato millonario por un equipo de Rusia.
Justo que se iba a Madrid, el negro Renzo lo encontró en la cola, lo reconoció y se dio cuenta que iba a viajar en el mismo avión. Lo midió y espero abordar el vuelo para acercarse a la zona de primera clase y muy cortésmente le pidió un selfie. Para mi hermano Beto que te quiere mucho, le dijo.
Entonces grabó y dijo 'esto que hago es por ti Beto, Cueva reconchatumadre le cagaste el mundial a mi hermano'. 
El video se lo mandó a su hermano que al toque lo subió orgulloso a sus redes, pero también se lo mandó a mi hermano que me lo pasó de inmediato, y yo se lo pasé al amigo de Elvis, productor de Magaly. 
Durante el avión los llevaba por 13 horas en Perú al negro Renzo lo habían declarado persona no grata, el video superaba millones de vistas y el nombre de sus hijas, dirección de sus negocios y datos de sus autos estaban en internet pidiéndole a la nación grone, aliancistas que son barristas pero también son delincuentes secuestradores, líderes de construcción civil y otras perlas, rellenaron de amenazas de muerte.
Apenas llegó el avión a Madrid, el negro Renzo era un apestado para más de 30 millones de peruanos, mientras que Cuevita, asado y recontra achoradazo lo buscaba en la cola de migraciones. Cuando lo tuvo en frente le mostró su celular y le dijo: 'mira lo que has hecho, estas son las fotos de tus hijas'.
De inmediato el negro Renzo, resaqueado y sorprendido, hizo un video rectificatorio a todos los peruanos, pero nadie le creyó y su empresa familiar tuvo que sacarlo públicamente de su cargo gerencial, faltó nomás que sus amigos dijeran 'no lo conozco'. 
El negro Renzo tuvo que llevarse a su familia y comenzar una nueva vida fuera de Perú por las amenazas. 
La pelota no se mancha, habría dicho Cuevita.


TRES
Teníamos un show con los viejitos de barrón, el último del año y el negro Palomino no podía cantar. Ya desde que se había ido a Luxemburgo a exponer sus pinturas se había vuelto snob. Pero la pituquería se le acabó en la comisaría porque su mujer le había hecho una denuncia por violencia doméstica.
No podía soportar estar en una situación donde el policía te tiene que indicar el proceso judicial, él se había acostumbrado a los ensayos con los viejitos, a las inauguraciones de arte, al vino de honor. Pero andar en una comisaría le parecía muy chabacano. Y eso lo había deprimido, y no quería cantar.
Bueno y como los viejitos de barrón es una banda que toca el que está sobrio, yo agarré la guitarra, me puse la máscara y canté lo que pude, porque ya me había olvidado las letras. Desde que teníamos un cantante delante ya me había dedicado a tocar la guitarra, y como las canciones de los viejitos son de una sola nota, la chamba es fácil y me permite tocar borracho. Pero ya me había olvidado de cantar.
Era 30 de diciembre, santo del waro, manager de los viejitos de barron y la azotea de su edificio había sido intervenida. 
Yo regresaba a las tres de la mañana en un taxi, estaba a punto de dormirme y trataba de hablarle al taxista, que era un viejito que me seguía la cuerda. Estaba ebrio pero de pronto un impacto me puso en órbita. Nos habían chocado por detrás.
Salimos del auto y oh sorpresa era un patrullero de policías.
El policía copiloto salió a intentar apaciguar, pero el carro del viejito taxista estaba recontra abollado. Más bien el viejito me dice 'tienes cámara?', y dentro de mi locura etílica me dio la Hildebrandt, prendí la cámara y comencé a grabar e insultar a los policías. Estaban borrachos porque el conductor no quería bajar, yo le abrí la puerta y le metí un lapo en la cara, y ni así reaccionó, no me dijo nada, le volví a faltar el respeto y le escupí. Entonces la gente que estaba ahí en la esquina, esperando taxi, me comenzó a gritar a mí, que no sea irrespetuoso.
Pero ya me había ofuzcado, al punto que el viejito taxista me dijo que me calmara, que ya había arreglado con los tombos y que no haga más roche. 
Llegué caminando a mi casa porque el viejito se tenía que ir a recibir la plata.
Yo indignado al día siguiente le paso el video a Elvis, le digo negrito mira lo que me ha pasado en la madrugada. Y le cuento la situación.
Elvis me dijo que podía ser un buen viral, ya nos habíamos convertido en expertos generadores de contenido psicosocial. 
Y lo subió a Facebook y de pronto el video comenzó a crecer, la gente misma comenzaba a compartirlo en grupos de denuncias. 
Pero nadie reclamaba que los policías hayan chocado un auto en estado de ebriedad, sino atacaban al que grababa, osea yo, por la sarta de insultos que les profería a los tombos.
Quién es ese malcriado? Que se esclarezca, quién es el faltoso. Decían en redes. Miles de comentarios insultándome, diciendo lo cobarde que era y lo irrespetuoso. 
Hasta que un perfil falso pone un comentario: es Juan José Sandoval, cantante de los viejitos de barrón.
Bastó que salte esa chispa para que mi perfil de Facebook comience a recibir mensajes de amenazas. 
Luego apareció mi foto en grupos de policías, donde me sindicaban como un faltoso de la ley. Un malcriado que merecía castigo. Y los comentarios eran intimidantes.
El video no superó el millón de vistas, pero tuve que cerrar un tiempo mi Facebook y sobre todo andar con mucho cuidado por mi casa, porque comenzaron a merodear los patrulleros. 
Triste fama que le tocan a algunos pobres NNs.



martes, septiembre 22, 2020

¡CUIDADO! CIBERDELINCUENCIA EN EL JUEGO FORTNITE



HUITOTO DIGITAL NOTICIAS DE TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

¡CUIDADO! CIBERDELINCUENCIA EN EL JUEGO FORTNITE



HUITOTO DIGITAL NOTICIAS DE TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

miércoles, septiembre 02, 2020

BIG DATA EN LA NUEVA NORMALIDAD

viernes, agosto 21, 2020

¿CUÁL ES EL SALARIO PROMEDIO EN LIMA TRAS LA PANDEMIA?



HUITOTO DIGITAL NOTICIAS DE TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

jueves, agosto 13, 2020

Cine - Samichay, en busqueda de la felicidad vía Joinnus.com | 24 Festiv...



HUITOTO DIGITAL NOTICIAS DE TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

jueves, agosto 06, 2020

BARRUNTO, UNA LEYENDA

Por: Giacomo Puccio Vega / Lanzallamas Blog. 25-dic-2019.


Juan José Sandoval lo llaman leyenda.

Así se lo hizo saber el antropólogo Alexander Huerta Mercado cuando Sandoval hace unos años fue a la PUCP a realizarle una entrevista para la revista Dosis. El profesor universitario le dijo que ha recibido trabajos de alumnos sobre Barrunto, libro de cuentos publicado en el 2001 cuya homónima historia principal gira en torno a la violencia desatada por las barras bravas.

A pesar de no ser su única publicación, Barrunto lo persigue. Y a él eso no le molesta. “Hay muchos escritores preocupados por que su nombre salga. Quieren portadas y la gente ni siquiera sabe qué libros han publicado. En cambio, a mí casi no me conocen por mi nombre, pero saben que tengo un libro que se llama Barrunto. Y saben que hay un pata al que llaman ‘Barrunto’.”

Ahora que ha sacado la cuarta edición, busca aprovechar la efectividad de la fórmula —la historia de dos hermanos, uno nerd y otro achorado que sueña con convertirse en presidente de la barra aliancista— para llevarla a las tablas como ópera salsa. La adaptación está a cargo de Herbert Corimanya, actor y dramaturgo que aparece en la flamante portada. “Él sería Jimmy, el personaje principal”, cuenta Sandoval, quien señalando la remozada carátula dice que confía en el potencial de esta edición para trabajar el coaching deportivo en las canteras de Alianza Lima. “Considero que esta portada es imbatible como herramienta cultural para un deportista en formación. ‘Oye, pero habla de drogas’, dirán algunos. Pero es lo que muchos de ellos ven en sus barrios. Un deportista con un libro es más fuerte, eso lo demostró Constatino Carvallo. Los futbolistas tienen una carrera de 15 años que les va a dar de comer el resto de su vida”.

La sangre blanquiazul corre por sus genes: su padre fue dirigente y, por tanto, él es socio vitalicio. Esa pasión futbolera lo llevó a escribir el mentado cuento, que rezuma tragedia, una palabra frecuente para los aliancistas: en 1987, el vuelo del Fokker se llevó la vida de todo su plantel; el Año Nuevo del 2000, el defensa Sandro Baylón murió en un accidente automovilístico en la Costa Verde cuando tenía 22 años; y, en el 2011, en un giro casi profético, Walter Oyarce, un joven hincha grone, fue lanzado desde un palco del Monumental por barristas de Universitario. Estos hechos aciagos con los años han construido la mística, lo que marca la identidad del club. Y tienen correlación con la muerte de uno de los personajes de “Barrunto”.

Resultado de imagen para david galliquio
Novela gráfica ilustrada por David Galliquio. El caso Oyarce se introduce en esta adaptación.

***

Alcanzar notoriedad en el circuito literario no es algo que le quite el sueño. “No he andado mucho con la gente [del mundillo], aunque conozco a muchos de ellos. No me interesa ser ni del mainstream ni de la manchita”. Sin embargo, un escritor de su generación con el que lleva una larga amistad desde su juventud es Sergio Galarza, quien incluso escribió el texto de la contratapa de Barrunto. Desde la distancia —Galarza radica en España—, se mantiene el vínculo. “La última vez que fui a Madrid estuve en su jato un toque. Nos tomamos unas chelas. Le hice una entrevista. En varias ocasiones coincidimos antes de ser escritores”. Fueron del mismo barrio y también se encontraron de casualidad en el ICPNA, mientras aprendían inglés. Montaban skate, jugaban pelota. Frecuentaban juntos a un amigo que tenía una tienda de discos en Polvos Rosados, que le proveía la música a Helen Ramos, conductora del programa 2001, en Radio Miraflores. Las canciones trasmitidas en este espacio —y las historias protagonizadas por jóvenes del escritor caleño Andrés Caicedo— fueron influencias vitales para la concepción de otros cuentos de Barrunto como “Luz verde para morir” y “Tolquim limeñian blues”.

***

Sandoval vivía en el barrio de Los Sauces, en el límite de Surquillo con Surco, lugar que sería conocido como Villa Coca: en los alrededores se descubrió que tenía su base de operaciones el narco Reynaldo Rodríguez López. Un día, cuando era niño, el laboratorio del narco explotó. “Con experiencias como esta, un escritor no tiene pierde”, dice Sandoval, quien ha ficcionalizado el hecho en su libro El artista de la familia.

***

—Puta, esto parece spam —se dijo Sandoval cuando recibió una invitación a Luxemburgo en el 2008. El correo contenía el siguiente mensaje: “Tú no sabes quién soy yo, pero yo sí te conozco por tus libros”. Pero no era un intento de estafa: era verdad. Y fue así como viajó a Luxemburgo.

***

Una vez a la semana, Juan José Sandoval se pone un terno para sonreír frente a cámaras —algo que, confiesa, no le resulta nada fácil pero sabe actuar—. Conduce Tecnología & Negocios, un programa en Miraflores TV Digital. Ha publicado también un ebook para empresarios y escribe sobre esos temas —emparentándolos con su carrera como escritor— en su cuenta de Linkedin.

***

—Los escritores son parásitos —dice en un momento de la conversación. Antes me relata las complicaciones que atravesó para lograr sus emprendimientos culturales. Me dijo que en la mayoría de casos todo ha salido, con mucho esfuerzo, de su bolsillo. Él se mantiene independiente desde que sacó esa primera edición de Barrunto con una imagen de Basquiat. Por eso arremete sin piedad contra los estímulos para la cultura. “Toda esta gente que ha ganado los estimulantes económicos —porque para mí no son estímulos, son estimulantes: es una droga que te amansa, que te ahueva, y que viene de papá gobierno— me dan asco”.

Le pregunto si en alguna oportunidad intento postular a alguno y me responde que una vez trató llenar un formulario pero desistió por considerarlo demasiado burocrático. “Y soy un hombre de palabras todo el tiempo”.

***

—A mí siempre me ha ocurrido que cuando algo muy bueno me pasa, me ocurre una cosa muy mala. Por eso cuando gano algo me asustó. Digo: “Ahorita va a llegar el mal”.

Para la presentación de la última edición de Barrunto en el Centro Cultural de España, Sandoval contrató músicos de la orquesta de Jhon Kelvin para que acompañen el adelanto de la versión teatral que preparó Herbert Corimanya. A los músicos —un cantante que tocaría la tumba, un cajonero y un tecladista— les dijo, en referencia al pago: “Con cuarenta libros que se vendan, la cosa se salva”. “Ya”, le dijeron. Pero al final solo se vendieron cuatro ejemplares. “Igual salió todo de puta madre”, cuenta Sandoval. Y el fracaso comercial no fue motivo para desanimarse. Ya se vería la forma de pagarles. La celebración debía continuar, así que se dirigieron a la casa de teatro en Miraflores donde Corimanya ensaya. Una hora después de bajar del taxi, recordaron que en el vehículo dejaron uno de los instrumentos musicales, el cajón dual —mitad criollo, mitad flamenco—. El final de la historia la cuenta Sandoval en uno de sus textos en Linkedin:

Peor aún, para consagrar mi infortunio, fuimos con el músico agraviado, el cantautor Ger Vergara, a la fábrica Atempo en San Juan de Lurigancho, donde conocimos al lutier dueño de la marca, a quien le expliqué que debía comprar un cajón […]. El dueño de la fábrica nos dio una facilidad de pago y pude cumplir con el músico afectado por el robo de los instrumentos el día de la presentación de Barrunto, la obra de teatro. Una semana después, el lutier fue asesinado por sicarios delante de sus hijos.

Se entiende entonces el sentido de la superstición.

***

Entre sus proyectos a futuro está publicar la novela breve Me voy a vivir y regreso, escribir sobre el músico Caitro Soto, seguir tocando de forma esporádica con su banda Los Viejitos de Barrón y, por mediación del poeta David Novoa, realizar un taller de escritura en el penal El Milagro, de Trujillo. Al momento de la entrevista, está contando los días para ir a Chimbote, donde —aparte de hacer un peregrinaje por el Tres Cabezas, mítico prostíbulo que tuvo como insigne parroquiano al escritor José María Arguedas— presentará Barrunto en la Feria del Libro de la ciudad pesquera junto al cronista Eloy Jáuregui. //

Cortometraje de Mauricio Franco, inspirado en la obra de Sandoval.

Los libros de Juan José Sandoval no se venden en librerías. Si quieren obtener el libro, escriban a barrunto@gmail.com.

martes, agosto 04, 2020

DÍA MUNDIAL DEL TEATRO 2020



barrunto

ROBOTS PERUANOS EN CIRUGÍAS MÉDICAS